Deportes

Belén Casetta tuvo una molestia física durante su carrera y quedó eliminada de los Juegos Olímpicos: su desgarrador testimonio

Luego del caso de coronavirus que afectó a Germán Chiaraviglio, Belén Casetta quedó como la única referencia del atletismo argentino más allá de los maratonistas que correrán la prueba en los días finales de los Juegos Olímpicos. En lo que fue su segunda experiencia olímpica tras su estreno en Río 2016, la marplatense logró terminar la carrera de los 3.000 metros con obstáculos con un tiempo de 9:52.80 y se ubicó en el puesto 12 de su serie.

Casetta no clasificó a las instancias finales de la disciplina, pero una vez que tomó contacto con la prensa, no pudo ocultar su frustración por la molestia física que se le presentó en el medio de la competencia y que no la dejó correr en plenitud.

“Se me agarró el gemelo derecho. Ya está, cuando se me agarró dije ‘lo voy a terminar’”, fueron las primeras palabras de la oriunda de Mar del Plata en diálogo con TyC Sports. “Cuando me desprendí del pelotón sentí que se me agarró. Hicimos descarga, son cosas que pasan, vos no decís cuando te acalambras”, agregó Belén.

A continuación, Casetta no pudo ocultar su tristeza y explotó en llanto. Antes de despedirse hacia la zona interior del estadio Olímpico, la atleta argentina dijo: “Es bronca, es bronca nomás”.

Belén Casetta compitió en sus segundos Juegos Olímpicos (REUTERS/Aleksandra Szmigiel)
Belén Casetta compitió en sus segundos Juegos Olímpicos (REUTERS/Aleksandra Szmigiel) (ALEKSANDRA SZMIGIEL/)

La eliminatoria en la que participó la deportista argentina la lideró Winfred Mutile Yavi, de Bahrein, con un tiempo de 9:10.80 y la siguieron la ugandesa Peruth Chemutai (9:12.72) y la estadounidense Emma Coburn (9:16.91).

De esta forma se terminó la actuación de los argentinos en el atletismo más allá de la participación en la maratón de Eulalio Muñoz Jr, Joaquín Arbe y Marcela Muñóz. Es importante recordar que el otro representante que clasificó a Tokio 2020 fue el garrochista Germán Chiaraviglio.

El finalista olímpico en Río 2016 dio positivo de coronavirus a los pocos días de su llegada a la Villa Olímpica y tuvo que ser aislado junto con su entrenador, Javier Benítez. Una vez que se conoció la baja del deportista santafesino, fue el propio atleta el que utilizó su cuenta de Instagram para relatar el calvario que vivió desde que ingresó a su lugar de estadía en los Juegos Olímpicos. “Se terminó Tokyo para mí!”, fue la primera frase que usó el santafesino para comenzar a explicar lo sucedido.

“Desde que llegué a la villa Olímpica, nunca llegué a ‘disfrutarla’. Desde el día 1, me avisaron que daba positivo de Covid en la muestra de saliva y eso derivaba en un aislamiento preventivo y un Hisopado PCR para contrastar. (La espera era de 3 horas). Luego recibía la hermosa noticia del resultado ‘NEGATIVO’ y me dejaban volver a hacer vida normal. Eso sucedió tres días seguidos, positivo de saliva, negativo de Hisopado. A esa altura ya me costaba dormir en la noche y vivía durante el día sabiendo que al otro día a la mañana me iban a llamar y nuevamente aislamiento. Hasta que el Miércoles 28 el Hisopado también dio positivo y ahí supe que todo se terminó”, relató Chiaraviglio.

“Es muy duro de procesar algo así, seguramente me lleve mucho tiempo. Este Juego Olímpico sabíamos que era distinto y con reglas diferentes, y acá estoy, me tocó a mí”, agregó el especialista en el salto con garrocha.

SEGUIR LEYENDO:

Los Leones cayeron con Alemania y quedaron eliminados del hockey masculino de los Juegos Olímpicos

El llanto del capitán de Los Leones tras anunciar su retiro del hockey luego de la derrota en Tokio

Un jugador de Los Pumas reveló el particular método de su entrenador para aclimatarse a la diferencia horaria

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar