Sociedad

El video clave del arrepentivo asesinado: contó que Alvarado tenía una lista de 40 personas para matar

Dos testigos del juicio oral en Rosario contra a Esteban Lindor Alvarado, líder de una banda narcocriminal enfrentada a “Los Monos”, coincidieron en que fue él quien ordenó el asesinato de otro capo del tráfico de drogas, Luis “Gringo” Medina, y uno de ellos aportó una lista de 40 personas que el acusado habría confeccionado para matarlas.

Una de las declaraciones fue reproducida en la audiencia de este jueves mediante un video ya que el testigo declaró en 2020 como “arrepentido” y en septiembre del año pasado fue asesinado. Se trata del mecánico Carlos Argüelles, quien formó parte de la banda y fue condenado a 3 años tras un juicio abreviado en 2020.

El testimonio en video de Argüelles se conoció en la audiencia de hoy del juicio a Alvarado y a otros seis miembros de su organización criminal, acusada por homicidios, asociación ilícita y lavado de activos; dijo que “a Luis Medina y (su novia) Justina Pérez Castelli los mandó a matar él”.

Medina y su novia modelo fueron asesinados de varios balazos a fines de 2013 cuando circulaban en auto en un acceso a Rosario, luego de haber abandonado la ciudad porque temían que los mataran. Según el testimonio de Arguelles, Alvarado decía que Medina había “amenazado a su familia” para cobrarle una deuda, luego de que “El Esteban” cayera preso por robo de autos, a mediados de 2012, hecho por el que fue condenado en 2015 en la provincia de Buenos Aires.

CARLOS ARGUELLES ARREPENTIDO ROSARIO
El mecánico Carlos Argüelles asesinado en septiembre pasado

También a través de videos se conocieron ayer los testimonios de los hermanos Rodrigo y Mariana Ortigala, quienes frecuentaron a Alvarado hasta que tuvieron una pelea en 2012, a modo de “anticipo jurisdiccional de prueba”, porque ambos están amenazados y su seguridad corre riesgo.

Mariana Ortigala, otra “imputada colaboradora” que estuvo cerca de Alvarado y su ex esposa, Rosa Capuano, coincidió con Arguelles. En su testimonio, reproducido en la audiencia de ayer por video, contó que Alvarado creció en el mundo criminal “cuando se juntó con Luis Medina por el tema del narcotráfico”.

”Sé que Luis lo inició a Esteban, le enseñó el negocio del narcotráfico. Después hubo un quiebre entre los dos, una pelea cuando Esteban estaba detenido”, contó Ortigala, y explicó que era prima política de Castelli, la novia de Medina. ”(Castelli) Me contó que se habían peleado, Luis le ha ido a cobrar alguna deuda a Rosa (Capuano), ella le dijo que no iba a pagar y entonces él le dijo: ‘Decile a Esteban que si no me paga ya sabe lo que les va a pasar a vos y a toda tu familia’”.

Medina fue asesinado el 29 de diciembre de 2013, siete meses después del crimen del entonces jefe de la narcobanda “Los Monos”, Claudio “Pájaro” Cantero, y ambos homicidios reconfiguraron el escenario criminal de la ciudad de Rosario, hasta entonces dominado por “grandes bandas” que controlaban el mercado ilegal de drogas con escasas dosis de violencia.

En el testimonio de Arguelles reproducido hoy, el mecánico asesinado a tiros en su taller en septiembre pasado luego de convertirse en “imputado colaborador”, dijo que Alvarado “en 2012 se jactaba de haber matado a más de 100 personas en esta guerra narco”.

También aportó entonces una lista con 40 nombres que, según dijo, Alvarado quería matar. En la nómina hay personas asesinadas y desparecidas, precisaron fuentes judiciales. Entre ellas, Arguelles mencionó a dos hijos de una mujer condenada por narcomenudeo, Olga “Tata” Medina, que fueron asesinados, además de aportar el nombre del diputado provincial Carlos Del Frade, que hace unos años reveló que le habían avisado del presunto plan de Alvarado.

El testimonio del mecánico también apuntó que el principal acusado del juicio que se inició el lunes planificó secuestrar a un hijo del ex ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, y matar al jefe de la barrabrava de Rosario Central, Andrés “Pillín” Bracamonte.

Arguelles también endilgó en su declaración a su antiguo jefe el asesinato del prestamista informal Lucio Maldonado, ocurrido en noviembre de 2018, y cuya investigación derivó en el juicio que se está llevando adelante. ”Ha matado a tanta gente que no me sorprende que me diga que va a morir tal persona. Él no mata porque si ve sangre se desmaya, por eso manda a matar”, sostuvo el mecánico.

De qué se lo acusa a Alvarado

Esteban Lindor Alvarado, según los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Eedery, dirigió su organización desde el 16 de junio de 2012 hasta el 18 de octubre de 2019, cuando cayó el presunto sicario de la organización: Mauricio Jesús Laferrara, quien ya acumula seis imputaciones por asesinatos.

La fecha del inicio de la asociación ilícita, según explicó el fiscal Edery, no es caprichosa. “En esa fecha, el fiscal de San Isidro Patricio Ferrari investiga a un grupo de personas que robaba autos de alta gama en Buenos Aires y los desguazaba en Rosario. Es trascendente la intervención telefónica porque Ferrari detecta que la organización era mucho más amplia y había vínculos con fuerzas policiales. Mandó una parte de la investigación a la Justicia para seguir los vínculos entre Alvarado y fuerzas policiales, que fue archiva por la entonces jueza Alejandra Rodenas (hoy vicegobernadora)”, explicó.

A criterio del fiscal Edery, estando detenido, Alvarado “empezó a ampliar su negocio. En Urdampilleta empezó a organizar una serie de empresas para hacer circular sus bienes”. En esa unidad penitenciaria, aseveraron los fiscales que recibió las visitas de Andrés “Pillín” Bracamonte –jefe de la barra brava de Rosario Central–; y Emanuel “Ema Pimpi” Sandoval –condenado por atentar a balazos contra la casa del ex gobernador Antonio Bonfatti, y asesinado en 2019–.

Además de Alvarado, en el virtual banquillo de los acusados se encuentran su presunto sicario Mauricio Jesús Laferrara; Matías Ávila; Germán Facundo Fernández; Facundo “Lapo” Almada; Horacio Grecci Hazzi; y Damiana Silvina Ghirardi.

En la causa llegaron a estar alcanzadas 30 personas, de las cuales solo llegaron a juicio las siete mencionadas. Veintidós fueron condenadas a través de procedimientos abreviados y solo un imputado no llegó a resolución: se trata del mecánico Argüelles. Era quien, de acuerdo a su declaración como “arrepentido” arreglaba autos para la presunta asociación ilícita y a veces los “ponchaba” –término utilizado en hacer autos gemelos–.

Las tres patas de la banda

Los fiscales establecieron que la asociación ilícita ahora llevada a juicio está dividida en tres estamentos: el primero es el integrado por miembros de la banda dedicados a delitos violentos como homicidios, amenazas, balaceras y atentados; el segundo es el de aquellas personas que se dedicaron a darle apariencia legal al dinero de Alvarado a través de supuestas maniobras de lavado de activos; y el tercer eslabón es el que está compuesto por policías, algunos de ellos de jerarquía, para “brindar impunidad”.

Sobre el último estamento, el fiscal Schiappa Pietra aseguró: “Construyó zonas liberadas, que a veces es el término que se le pone a dejar que las cosas pasen. Acá, en Santa Fe, pasaron porque un sector de la Policía además de perseguir a la criminalidad se dedicó a construir un permiso ilegal para que Alvarado pueda funcionar como funcionó”.

SEGUIR LEYENDO

Lindor Alvarado se quejó del pedido a perpetua y de la multa millonaria: “Es igual a la que le pusieron a Lázaro Báez”

Pidieron perpetua y una multa de $758 millones para Lindor Alvarado, uno de los capos más temidos de Rosario

El narco rosarino apuntado por matar al arrepentido que lo delató se despegó: “Me convenía que siguiera vivo”

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar