Sociedad

Procesaron a “Beto” Márcico por defraudación y lo embargaron por casi dos millones de dólares

"Beto" Márcico.
"Beto" Márcico.

Alberto José Márcico, “El Beto”, fue uno de los ídolos del Boca de los años ‘90, el recuerdo emotivo de una generación. Dejó el fútbol y se convirtió en empresario, dedicado al rubro inmobiliario. integra diversas empresas desde mediados de la década pasada, según el Boletín Oficial, como Los Lofts De Godoy SA, o Edificio Migueletes 1286 SRL. Lucas José, su hijo, también figura en la sociedad. Con el tiempo, quienes hicieron negocios con ellos los llevaron a la Justicia, con un expediente en el fuero penal que comenzó en 2019, con múltiples demandas en el fuero civil. Aseguraron haber sido engañados en una serie de operaciones inmobiliarias a valor dólar, con la compra de propiedades que supuestamente nunca fueron entregadas.

Hoy, tras una larga investigación a cargo del fiscal Andrés Madrea, Márcico y su hijo fueron procesados sin prisión preventiva por el magistrado Fernando Caunedo. Los delitos: “defraudación por desbaratamiento de derechos acordados cometida en forma reiterada, en un total de 22 ocasiones”, aseguran fuentes judiciales a este medio. En 15 de esos casos “se verifica concurso ideal con el delito de defraudación por estelionato”. El estelionato, por definición, es vender como propio un bien ajeno.

El embargo es fuerte, y acorde a las acusaciones: ambos acusados deberán cubrir las sumas de 1,8 millones de dólares y dos millones de pesos.

A la firma Edificio Migueletes, de la cual Márcico es parte desde 2006, se le decretó la quiebra en noviembre de 2018, una decisión tomada por el Juzgado Comercial N°25, con una intimación para que le entregue su contaduría y sus papeles al síndico responsable. Datos de la AFIP revelan años de aportes impagos a empleados de la firma, rescisiones por falta de pago de una ART. Edificio Migueletes es el eje de una de las principales acusaciones contra el ex ídolo boquense, por una mujer que compró 16 departamentos y seis cocheras de un desarrollo en la calle Benito Quinquela Martín, con un “convenio de reserva y promesa de venta” firmado por la mujer y Márcico padre en 2016. Los reclamos con intimaciones y mediaciones en el fuero civil comenzaron dos años más tarde. En 2019, Márcico hijo se presentó ante la Justicia y desconoció el acuerdo.

La Justicia detectó, según el procesamiento firmado por el juez Caunedo, que, por ejemplo, un departamento con cochera que se le había reservado a esta mujer fue vendido a otra persona en 65 mil dólares. Otra unidad que también fue prometida a la mujer fue vendida a una pareja en 149 mil dólares. Dos unidades y una cochera, también en el acuerdo original, se fueron por 2,4 millones en moneda norteamericana a otra compradora. El mismo conflicto se suscitó en otro desarrollo en la calle Roosevelt.

NOTICIA EN DESARROLLO

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar