Sociedad

“Sé dónde vivís”: la extorsión y el video de la balacera que habría ordenado “Lucho” Cantero de Los Monos

Uriel Luciano Cantero, hijo del asesinado líder de Los Monos Claudio “Pájaro” Cantero, fue acusado este viernes en Rosario por haber ordenado extorsiones y balaceras desde la cárcel contra dos personas con las que llegó a tener una vinculación comercial. “Lucho” actualmente se encuentra en el penal federal juvenil de Marcos Paz, y desde allí realizó llamadas telefónicas a las víctimas, a las que les exigió 200 mil dólares o la gestión ante la Fiscalía para que consigan la devolución de un Jeep Renegade que se le secuestró en los allanamientos de enero pasado, cuando le encontraron un arsenal en su domicilio de Caña de Ámbar al 1700, en barrio La Granada de la zona sur. Su pareja Érica Bullón, que estaba con arresto domiciliario en la misma investigación –por tener un bebé a su cuidado–, fue imputada y quedó tras las rejas.

“Lucho” y su novia Érica Bullón fueron imputados este viernes por la tarde por el fiscal Franco Carbone en el Centro de Justicia Penal. Concretamente, se les atribuyó haber amenazado, extorsionado y baleado los domicilios a dos personas que tenían vinculación con la venta de un Jeep Renegade que había adquirido Cantero.

“¿Vos te pensás que no sé dónde vivís vos? ¿Vos querés que te mande una foto de tu casa para que veas que no te chamuyo? No te mando a tu casa porque tenés una nena, no me olvido ¿sabés?”, le dijo Cantero a una de las víctimas en una de las conversaciones telefónicas extorsivas que fue grabada y a la que tuvo acceso Infobae.

De acuerdo a lo explicado por el fiscal, primero Cantero y Bullón exigían a quienes participaron en la venta del Jeep Renegade que recuperaran el rodado en Fiscalía. Ante la negativa de esas personas, comenzaron las extorsiones vía mensajes de Whatsapp, Facebook y también llamadas telefónicas para pedirles dinero: 100 mil dólares a cada uno.

“Incluso, en una oportunidad, Érica Bullón invitó y obligó a que fueran a su domicilio. Ahí, exhibió una carta de puño y letra de Cantero que estaba detenido en Marcos Paz, donde la amenaza era concreta”, señaló Carbone.

El fiscal además contó la mecánica para comunicarse por llamada que utilizó Cantero con las víctimas: “Él llamaba desde Marcos Paz a Bullón y ella lo triangulaba con las víctimas. Es decir, desviaba el llamado y hacía que se comunicara directamente Cantero con las víctimas. Hay audios grabados que forman parte de la evidencia”.

Según agregó Carbone, en las conversaciones grabadas y cauteladas en la Fiscalía, el presunto jefe de una facción de Los Monos les decía que “si no daban la plata los iba a matar. Daba información de ellos, de sus familiares y domicilios”.

Las extorsiones empezaron desde el secuestro del Jeep Renegade, pero las balaceras fueron recientes. Una fue el 18 de marzo y la última el lunes pasado. En el primero se efectuaron cuatro tiros contra el frente de la casa de la víctima, y en el segundo –que quedó filmado– once balazos contra la planta baja y alta de la propiedad de la otra persona intimidada.

“Las armas usadas fueron calibre 9 milímetros. El punto importante a destacar es que tanto las víctimas como los imputados tenían una relación comercial previa por la compra y venta de vehículos”, concluyó.

Al término de la audiencia, donde el fiscal reprodujo el video de una de las balaceras, audios de Cantero a las víctimas, el juez penal de primera instancia Hernán Postma dictó prisión preventiva efectiva por el plazo de ley para Uriel Luciano Cantero y Érica Bullón, que de esta forma se le revocó el arresto domiciliario.

“Lucho” Cantero cayó detenido en una serie de 20 allanamientos de la Agencia de Investigación Criminal y la Tropa de Operaciones Especiales. Lo encontraron en su casa de Caña de Ámbar al 1700, donde se halló la mayoría de las 25 armas de fuego que fueron incautadas.

Cantero comenzó a ser investigado por los fiscales David Carizza y Matías Edery por ser jefe de una presunta asociación ilícita dedicada, justamente, a balaceras y extorsiones. Un enfrentamiento ocurrido en Navidad en el que presuntos miembros de su organización balearon un patrullero aceleró la causa para lograr los arrestos que se terminaron concretando el 18 de enero.

Desde su detención, al hijo del asesinado líder de Los Monos ya lo acusaron por la presunta jefatura de una asociación ilícita, por abuso de armas y por instigar un crimen del 21 de junio de 2021 en Anchorena y Balcarce, en la zona sur, cuya víctima fue Damián Gómez, una persona que vendía estupefacientes para él, según la hipótesis del fiscal de Homicidios Dolosos Gastón Ávila.

SEGUIR LEYENDO

Caso Lucas González: pidieron elevar a juicio a los 14 policías acusados

Quiénes son y qué saben los otros contadores de Generación Zoe

Quién es “Cristian D-Tigre”, el hombre buscado por robar y abusar de una empleada hipoacúsica en una panadería

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar