Sociedad

Mendoza quiere recuperar el Tranvía de Compras, una pintoresca réplica sobre ruedas de las máquinas del Siglo XIX

Tranvía de compras mendoza
Mendoza quiere recuperar su Tranvías de Compras, una pintoresca réplica sobre ruedas de las máquinas del Siglo XIX (AUTAM)

Emblemático, querido por los vecinos y admirado por los visitantes de la ciudad de Mendoza y todo aquel que se dio el gusto de subir en pleno Siglo XXI a sus coches, el Tranvía de Compras realizaba parte del recorrido que hicieron las máquinas originales desde principio de siglo hasta 1966, pero sobre ruedas.

Fue creado con el objetivo de descongestionar la zona comercial y el centro al evitar la aglomeración de vehículos, aunque luego se convirtió en un gran atractivo para turistas que podían recorrer la Avenida San Martín sentados en asientos de madera y escuchar la típica campanada antes de cada parada.

Lo hizo hasta el 1 de enero de 2019, cuando fue reemplazado por el Mendotran, un sistema de trasporte púbico. Desde hace dos años, un grupo de comerciantes pide que lo regresen a las calles.

“Teníamos un proyecto para que volviera a funcionar, pero apareció la pandemia y claro que hubo otras prioridades. Ahora que empieza a verse un poquito la luz al final del túnel, hemos vuelto a solicitarlo y creo que en los próximos días podremos acordar una reunión entre las partes para ver de qué manera comenzamos a ponerlo en valor”, le cuenta a Infobae el presidente de la Cámara Empresaria de Comercio, Industria, Turismo y Servicios de la ciudad de Mendoza (CECITyS), Adrián Alín.

Tranvía de compras Mendoza
Tranvías en las terminal Las Heras en la ciudad de Mendoza. El área metropolitana contó con un servicio de tranvías eléctricos desde 1912 hasta 1964 (AGP/ Mendoza Antigua)

La historia

En la ciudad, había 63 tranvías eléctricos que recorrían unos 35 kilómetros de vías. Los primeros veinticinco había sido traídos al país de la fábrica alemana Falkenried. En 1926, se amplío la red iniciada en 1912 con 22 coches nuevos con los fabricados por Ragheno, de Bélgica. Todos los carros tenían 28 asientos y eran prácticamente idénticos a los anteriores.

Entre 1928 y 1930, llegó la última tanda de dieciséis coches fabricados por La Franco Belga: eran algo más grande y tenían 36 asientos. En común todos tenían dos ejes y alimentación mediante arco raspante. Y el servicio que se inició con cuatro líneas terminó con ocho.

A mediados de los años 90′s, Adrián Alín y Héctor Daniel Naspi, el principal impulsor del regreso del tranvía, quisieron regresar a las pintorescas calles mendocinas esas espectaculares máquinas e impulsaron la creación del Tranvía de Compras.

“Como muchas cosas que suceden en el país, llevó 10 años realizar los estudios para fabricarlos y otros diez años para sacarlos de circulación. Ahora esperemos que no pase otra década para volverlos a tener en las calles”, dice el hombre de 63 años sobre las máquinas que eran una réplica nacida de una maqueta a escala de los originales.

Recuerda también cómo lo fabricaron: “Contratamos a un diseñador que hizo la maqueta del tranvía que circulaba en Mendoza en aquellos años. No pudo ser eléctrico sino que estuvo montado sobre el chasis de un micro, pero toda la estructura, el diseño, los asientos y hasta la campanita que toca el chofer, todo se hizo a escala para recordar a esos hermosos tranvías en los que muchos andábamos de chicos”.

Se hicieron tres tranvías para circular en dos trayectos: por la calle San Martín, hacia el oeste, y otro de San Martín hacia el este, pero solo el primero se llevó a cabo.

Tranvía de compras Mendoza
En su interior, el Tranvías de compras recreaban a los tranvías originales (tripadvisor)

“El objetivo era empezar a tener más espacio en la zona. Ya se hablaba de centros comerciales a cielo abierto, comenzaba la llegada de hipermercados y supermercados, y de los estacionamientos medidos. Se ideó un proyecto de playas de transferencia donde los grandes playones donde este micro-tranvía era el ascensor dentro de la ciudad para no no ocupar tanto estacionamiento”, explica sobre los vehículos inaugurados en 2005 que dejaron de funcionar en 2019.

El moderno tranvía se había convertido en un hábito para los lugareños porque conectaba el sector financiero, la legislatura y el Centro Cívico. “Un recorrido que ya no se presta”, asegura. El motivo se debe a que, cuenta, “fue reemplazado por un circuito de micros comunes porque el tranvía no era rentable”.

El nuevo proyecto

Este revival no es solo el deseo de Alín y Naspi. Es acompañada por miles de vecinos que desean volver a pasear o salir de compras en el tranvía. Para esto, han llevado adelante reuniones informales con miembros de la Asociación Unida Transporte Automotor Mendoza (AUTAM) para volver a ponerlo en valor.

“La idea actual contempla que sea un atractivo turístico más e incorporar en el recorridos sectores que no se hacían antes, la parte este de calle San Martín, en la zona de la Alameda, la Biblioteca hasta la terminal de ómnibus. Es lo que solicitamos”, agrega y dice que aunque aún no hay nada concreto se esperan reuniones con Transporte.

Respecto a la ampliación del trayecto, dice que pidieron que funcione de 7:00 a 2:00. “La idea es que recorra la zona donde está la diversión nocturna y en un horario mucho más extenso. Esto además puede crear nuevas fuentes de trabajo”, opina.

La nueva idea está basada en la original con las nuevas necesidades. “Queremos que sean sustentables, eso ofrecimos, en un plazo corto y con un motor eléctrico. Que regrese sería un beneficio para el turismo porque siempre fue muy solicitado”, recuerda.

Para finalizar, cuenta que ahora, los tranvías están en una playón e la sociedad que administra el transporte de Mendoza y en buen estado. “Habría solo que hacerle la mantención adecuada y quedan casi listos para volver a las calles”, concluye.

SEGUIR LEYENDO:

“Dios, llevame al cielo”, el desgarrador pedido de una nena de 5 años víctima de bullying en una escuela de Mendoza

Un mendocino busca reconstruir la historia de una hermana que jamás conoció y murió en el derrumbe de un edificio

Son argentinos y crearon un avión experimental que unirá Ushuaia con Alaska para investigar el cambio climático

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar