Sociedad

Cómo nació la escarapela: por qué era necesaria y qué motivó la elección de los colores celeste y blanco

Escarapela Nacional Argentina creada por Manuel Belgrano, quien en 1812 se encontraba en Rosario a cargo de las tropas criollas
Escarapela Nacional Argentina creada por Manuel Belgrano, quien en 1812 se encontraba en Rosario a cargo de las tropas criollas

La escarapela es el primer símbolo patrio argentino y simboliza el espíritu nacional creado cuando el objetivo de los patriotas era lograr la independencia. Fue creada por Manuel Belgrano, economista, abogado y militar casi “obligado” a serlo, según él mismo admitió en sus memorias, al reconocer que sus conocimientos militares “eran muy cortos…”. No lo fueron cuando, en campo de batalla contra los realistas durante la campaña al Paraguay, notó la necesidad de incorporar algún distintivo entre sus soldados para que se reconocieran entre sí agregando alguna insignia en sus uniformes. Así fue como nació la escarapela azul celeste y blanca.

“Parece llegado el caso de que Vuestra Excelencia se sirva declarar la escarapela nacional que debemos usar, para que no se equivoque con la de nuestros enemigos, y no haya ocasiones que puedan sernos de perjuicio; y como por otra parte observo que hay cuerpos del ejército que la llevan diferente, de modo que casi sea una señal de división, cuyo nombre, si es posible, debe alejarse, como Vuestra Excelencia sabe, me tomo la libertad de exigir de Vuestra Excelencia la declaratoria que antes expuse”, aconsejó en una carta enviada al Triunvirato al Gobierno central del Primer Triunvirato fechada el 13 de febrero de 1812.

Manuel Belgrano le solicitó al Primer Triunvirato que se estableciera de modo oficial el uso de una escarapela nacional
Manuel Belgrano le solicitó al Primer Triunvirato que se estableciera de modo oficial el uso de una escarapela nacional

La propuesta fue aceptada y cinco días más tarde, el 18 de febrero, el Triunvirato decretó su uso y fue incorporada como distintivo, aclarando que quedaba abolido el utilizado hasta entonces y que formaba parte del uniforme patriota.

“En el acuerdo de hoy se ha resuelto que desde esta fecha en adelante, se haya, reconozca y use, la Escarapela Nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata, declarándose por tal la de dos colores, blanco y azul celeste, y quedando abolida la roja con que antiguamente se distinguían”, establece el documento que lleva las firmas de Feliciano Antonio Chiclana, Manuel de Sarratea, Juan José Paso y Bernardino Rivadavia. La comunicación se envió inmediatamente a los gobiernos provinciales, a Belgrano, a Juan Martín Pueyrredón y a José Artigas.

Tres días más tarde, una nota de Belgrano expresa la satisfacción con que él y sus soldados recibieron la noticia: “Se ha puesto en ejecución la orden de V. E. de fecha 18 del corriente para el uso de la escarapela nacional que se ha servido señalar, cuya determinación ha sido del mayor regocijo, y excitado los deseos de los verdaderos hijos de la patria de otras declaraciones de V. E. que acaban de confirmar a nuestros enemigos en la firme resolución en que estamos de sostener la independencia de la América”. Bajo esta última consideración, inmediatamente Belgrano creó la bandera con los mismos colores.

Recién en 1935, por iniciativa del Consejo Nacional de Educación, se propuso conmemorar el Día de la Escarapela, y en 1941 quedó instituida la fecha del 18 de mayo. Según investigaciones del Instituto Nacional Belgraniano, las evidencias indican que su primer formato tuvo el centro celeste y la corona blanca.

En 1935 se estableció el 18 de mayo como el Día de la escarapela, a pesar de no coincidir con la fecha de su creación
En 1935 se estableció el 18 de mayo como el Día de la escarapela, a pesar de no coincidir con la fecha de su creación

Los colores elegidos

Así como sostienen que el documento original del acta de la Independencia desapareció, no hay constancia cierta del porqué de la elección de los colores de la escarapela y son varias las versiones a su alrededor.

¿Reproducen el color del cielo? ¿Es cierto que responden al color característico de la casa de los Borbones? ¿Es un homenaje al color que usaron los regimientos de Patricios y Húsares en la segunda invasión inglesa? ¿O hay que buscar una explicación en las cintas que French y Beruti repartieron en los convulsionados días de mayo de 1810?

Si bien la Asamblea en 1813 oficializó la escarapela, la bandera, el escudo y el himno patrio, más trabajo tuvo Belgrano cuando –un año atrás- creó la bandera nacional a orillas del río Paraná.

Cuando recibió la respuesta satisfactoria del gobierno para el uso de la escarapela, se entusiasmó con la enseña patria: “Siendo preciso enarbolar la bandera, y no teniéndola, la mandé hacer celeste y blanca, conforme a los colores de la escarapela nacional”, explicó Belgrano.

Esa decisión encontró la firme oposición del gobierno y de Bernardino Rivadavia, uno de los secretarios del Triunvirato, y quien le ordenó a Belgrano destruirla porque aún se gobernaba “bajo la máscara de Fernando VII”, pero Belgrano desoyó la orden. Iba camino a ponerse al frente del Ejército del Norte.

SEGUIR LEYENDO:

El día que Belgrano izó por primera vez la bandera

French y Beruti: cómo fue el rol de los precursores de los “punteros políticos” en la Semana de Mayo

Un reino sin herederos, la Virgen María y Manuel Belgrano: la historia detrás de la elección del celeste y blanco para la escarapela nacional

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar