Economía

El brote de Omicron dejó un agujero de financiamiento de casi USD 1 billón en China y el mercado teme que deba endeudarse en exceso para cubrirlo

Los cierres por el rebrote de Covid-19 tuvieron a Shanghai como epicentro, pero el impacto económico llegó mucho más allá de las regiones bajo cuarentena. REUTERS/Aly Song
Los cierres por el rebrote de Covid-19 tuvieron a Shanghai como epicentro, pero el impacto económico llegó mucho más allá de las regiones bajo cuarentena. REUTERS/Aly Song (ALY SONG/)

Las estrictas cuarentenas que impuso el gobierno de China en Shanghai y otros puntos del país ante un rebrote de la variante Omicron del Covid-19 tuvieron un duro impacto económico sobre el gigante asiático. Tanto en los sitios afectados por los cierres obligatorios como en otras regiones no directamente involucradas pero íntimamente relacionadas a las actividades detenidas por las restricciones, los gobiernos provinciales han visto desplomarse sus ingresos este año y, como resultado de esas carencias, se prevé un aumento masivo del endeudamiento.

Analistas estiman que China va a necesitar financiar una brecha de 6 billones de yuanes (895.520 millones de dólares) que se generó por dos vías. Unos 2,5 billones de yuanes se explican por la disminución de ingresos debido a la devolución de impuestos con las que el Gobierno intenta paliar el impacto de la pandemia y a la caída de la actividad, mientras que otros 3,5 billones de yuanes se deben a la pérdida de ingresos por venta de tierras, una de las principales fuentes de financiamiento de los gobiernos regionales.

La potencia del Estado chino para gastar prácticamente a voluntad quedó seriamente golpeada.

“La última oleada de Omicron y los bloqueos generalizados que se han producido desde mediados de marzo han provocado una fuerte contracción de los ingresos del Gobierno, incluidos los de la venta de tierras” (Nomura)

“La última oleada de Omicron y los bloqueos generalizados que se han producido desde mediados de marzo han provocado una fuerte contracción de los ingresos del Gobierno, incluidos los de la venta de tierras”, señaló Ting Lu, economista jefe para China de Nomura, en un informe citado por CNBC.

La cifra más difícil de cubrir, sostienen, son los 3,5 billones de yuanes que los gobiernos regionales dejaron de percibir ante el parate de la economía y la detención de las transacciones que sostienen sus cuentas. Desde el uso de depósitos fiscales hasta el aumento de los préstamos a gobiernos locales son algunas de las medidas que esperan los especialistas deba decidir China.

Las autoridades chinas admiten dificultades aún mayores a las que vivieron en 2020, año en que la pandemia hundió la actividad económica alrededor del planeta.

El mercado se prepara para que China salga a emitir deuda para financiar la caída en los ingresos fiscales. REUTERS/Aly Song/File Photo
El mercado se prepara para que China salga a emitir deuda para financiar la caída en los ingresos fiscales. REUTERS/Aly Song/File Photo (Aly Song/)

Incluso antes del último brote de Covid, la venta de terrenos se había desplomado tras las medidas de Beijing que buscaban cortar la elevada dependencia de deuda de los promotores inmobiliarios, un intento por evitar una versión oriental de la crisis inmobiliaria de los EEUU de catorce años atrás. Los gobiernos locales, para colmo, son los encargados de conceder reducciones y devoluciones de impuestos decididos por el Gobierno central.

Excluyendo los recortes y devoluciones de impuestos, el Ministerio de Finanzas dijo que los ingresos fiscales locales crecieron un 5,4% durante los primeros cuatro meses del año respecto a los de hace un año. Pero ocho de las 31 regiones provinciales de China experimentaron una caída de los ingresos fiscales durante ese periodo.

Los datos financieros de China y sus estados subnacionales no son fácilmente accesibles. Sólo hay estimaciones, incompletas, de fuentes privadas. Wind Information, una consultora especializada en datos financieros de China, sostiene que las regiones de Qinghai, Shandong, Liaoning, Hebei, Guizhou, Hubei, Hunan y Tianjin sufrieron caídas interanuales en los ingresos fiscales durante los cuatro primeros meses del año. Tianjin fue la peor, con un descenso del 27% año a año.

Un año antes, sólo una provincia estaba en rojo.

El corazón tecnológico de China, la ciudad de Shenzhen, si hizo públicos números que mostraban una caída interanual del 44% en los ingresos fiscales en abril, hasta los 25.530 millones de yuanes. Esta cifra es la continuación de un descenso interanual del 7% en marzo, hasta los 22.950 millones de yuanes. Y se trata de una de las regiones más pujantes, productivas y competitivas del país.

El pujante polo tecnológico de Shenzhen publicó datos que muestran que sus ingresos fiscales cayeron 44% interanual en abril. REUTERS/David Kirton
El pujante polo tecnológico de Shenzhen publicó datos que muestran que sus ingresos fiscales cayeron 44% interanual en abril. REUTERS/David Kirton (DAVID KIRTON/)

Beijing ya anunció en marzo un aumento de la transferencia de fondos del gobierno central a los gobiernos locales. Cuando se le preguntó en mayo si se ampliaría, el Ministerio de Finanzas señaló que parte de los fondos para el próximo año se girarían con antelación para ayudar a los gobiernos locales con las devoluciones de impuestos y los recortes de este año.

Y la caída de ingresos llega en momentos en que la presión para invertir en infraestructura no cede. Con lo cual la caída en los ingresos fiscales se puede transformar en déficit a toda velocidad. Y generar una doble presión para la emisión de mayor cantidad de deuda que aumentaría seriamente el riesgo con el que opera el mercado chino.

SEGUIR LEYENDO:

Dólar: el Banco Central gana margen de maniobra por la renovada apreciación de las monedas emergentes

Club de París: el Gobierno espera cerrar el acuerdo en junio y pagar los USD 2.000 millones con más plazo y menos tasa de interés

Tras el feriado, Wall Street espera conocer hoy un indicador clave para los mercados

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar