Economía

Economía en tensión: los bonos profundizaron su caída a precios mínimos y el riesgo país se disparó a 2.400 puntos

La política económica de Guzmán, bajo presión de los mercados.
La política económica de Guzmán, bajo presión de los mercados. (AGUSTIN MARCARIAN/)

El mercado financiero argentino atraviesa un doloroso proceso de “efecto cascada”, iniciado con la venta de bonos en manos del Fondo Pellegrini del Banco Nación el pasado 8 de junio. Fuentes del mercado cifraron dicha venta en unos $10.000 millones, por pedido de Enarsa, que necesitaba liquidez para comprar dólares necesarios para la importación de energía.

Aunque dicha operación estuvo en el marco de lo habitual, por la estacionalidad de la demanda y los altos precios internacionales, fue para los operadores una señal negativa, hoy potenciada por la incertidumbre que genera la fragilidad de la macroeconomía en general, y las variables financieras del sector público en particular.

!function(e,i,n,s){var t="InfogramEmbeds",d=e.getElementsByTagName("script")[0];if(window[t]&&window[t].initialized)window[t].process&&window[t].process();else if(!e.getElementById(n)){var o=e.createElement("script");o.async=1,o.id=n,o.src="https://e.infogram.com/js/dist/embed-loader-min.js",d.parentNode.insertBefore(o,d)}}(document,0,"infogram-async");

La última semana se dio una continuidad de lo ocurrido desde entonces. Las cotizaciones de los bonos soberanos se desplomaron, con salidas netas de Fondos Comunes de Inversión que apostaron a deuda en pesos del orden de los $400.000 millones, riesgo país que alcanzó los 2.400 puntos, caída en las acciones y precios récord para los dólares alternativos.

Los bonos Globales, en dólares con ley extranjera, completaron la semana con pérdidas promedio de más de 6%, que se amplían a 30% en 2022. Los títulos de referencia de la Argentina en los mercados internacionales valen la mitad de los que cotizaban al salir al mercado en 2020. “Los bonos soberanos en dólares cayeron en un promedio de 6,4% y los que más sufrieron fueron el GD46 (-9%), AL35 (-8,3%) y GD30 (-8,2%)”, detallaron desde el Grupo IEB (Invertir en Bolsa).

Con la asistencia de organismos públicos, el Tesoro logró reducir la pesada carga de vencimientos de deuda en pesos para fin de mes

En cuanto a los bonos en pesos, los ajustados por CER fueron ampliamente vapuleados. El TX24 perdió 10% en cuatro ruedas operativas, y el TX26, un 16 por ciento. A lo largo de junio estos títulos indexados por inflación restaron 20% y 28%, respectivamente.

Martín Calveira, economista del IAE Business School de la Universidad Austral, advirtió que “el financiamiento en moneda local tendrá restricciones en términos de tasas de interés ante un panorama inflacionario creciente. Si la gestión económica convalida una suba nominal de tasas con el objetivo de tasas reales positivas tal como lo anunció el ministro Guzmán, el peso de los servicios de la deuda y capital en el esquema presupuestario del Gobierno será creciente, es decir, implicará destinar mayor recursos fiscales para afrontar esos pagos en moneda doméstica. En efecto, un mayor volumen de necesidad de financiamiento en un escenario de alta inflación se traduce en un peso sustancial para las cuentas fiscales, generando la reversión hacia déficits fiscales y un potencial incremento del riesgo de pago”.

!function(e,i,n,s){var t="InfogramEmbeds",d=e.getElementsByTagName("script")[0];if(window[t]&&window[t].initialized)window[t].process&&window[t].process();else if(!e.getElementById(n)){var o=e.createElement("script");o.async=1,o.id=n,o.src="https://e.infogram.com/js/dist/embed-loader-min.js",d.parentNode.insertBefore(o,d)}}(document,0,"infogram-async");

“Resta un largo camino aún por delante hasta las elecciones del año próximo, y durante dicha etapa deberán administrarse serios desafíos como son la dinámica de los desequilibrios fiscales, monetarios y cambiarios, cuyo contexto externo e interno los complejizan. En dicho sentido, la atención sigue concentrada no sólo en la evolución de las reservas netas hacia el segundo semestre, sino también en la posibilidad de recuperar el apetito por la deuda local, indispensable frente a los desafiantes roll-over, toda vez que las licitaciones resultan el único financiamiento voluntario disponible para evitar acelerar de manera inoportuna el ritmo de emisión monetaria ante la ya elevada inflación, aportó el economista Gustavo Ber.

!function(e,i,n,s){var t="InfogramEmbeds",d=e.getElementsByTagName("script")[0];if(window[t]&&window[t].initialized)window[t].process&&window[t].process();else if(!e.getElementById(n)){var o=e.createElement("script");o.async=1,o.id=n,o.src="https://e.infogram.com/js/dist/embed-loader-min.js",d.parentNode.insertBefore(o,d)}}(document,0,"infogram-async");

El S&P Merval de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires llegó a testear los 82.500 puntos, un piso que tocó en mayo y en enero. El referente accionario líder prácticamente se mantiene en el mismo nivel de cierre de 2021, frente a una inflación que superó el 30% en el semestre. En dólares, el Merval regresó a precios de julio del año pasado.

Mientras que los índices de Wall Street rebotaron entre 5,4 y 7,5 por ciento en la semana, el S&P Merval perdió 5,1% en pesos, y 2,8% en dólares. En el Merval encabezaron las bajas YPF (-5,85%), Banco Macro (-4,8%) y Grupo Galicia (-4,03%).

!function(e,i,n,s){var t="InfogramEmbeds",d=e.getElementsByTagName("script")[0];if(window[t]&&window[t].initialized)window[t].process&&window[t].process();else if(!e.getElementById(n)){var o=e.createElement("script");o.async=1,o.id=n,o.src="https://e.infogram.com/js/dist/embed-loader-min.js",d.parentNode.insertBefore(o,d)}}(document,0,"infogram-async");

El panorama en el mercado de cambios también fue desalentador. Los dólares alternativos al “cepo” alcanzaron nuevos máximos, en $242 para el “contado con liqui” y a $226 para el dólar libre. Estas paridades son el termómetro de la presión devaluatoria que contemplan los agentes financieros y si bien las alzas se cortaron el jueves y el viernes, una nueva reacción alcista podría reaparecer en las próximas semanas.

El Banco Central debió proveerle divisas al mercado oficial, ante la persistente demanda para importaciones de energía. En la semana, la entidad monetaria acumuló ventas netas por unos 254 millones de dólares.

!function(e,i,n,s){var t="InfogramEmbeds",d=e.getElementsByTagName("script")[0];if(window[t]&&window[t].initialized)window[t].process&&window[t].process();else if(!e.getElementById(n)){var o=e.createElement("script");o.async=1,o.id=n,o.src="https://e.infogram.com/js/dist/embed-loader-min.js",d.parentNode.insertBefore(o,d)}}(document,0,"infogram-async");

La autoridad monetaria quedó con un saldo negativo de unos USD 602 millones por sus intervenciones en el mercado de cambios en lo que va de junio. Asimismo, en el transcurso de 2022, el Banco Central acumula compras netas por unos USD 296 millones, un monto que representa el 4,7% del saldo neto a favor obtenido en el mismo lapso del año pasado, que acumulaba unos USD 6.357 millones al 24 de junio de 2021.

Economía redujo un 60% el “mega vencimiento” de fin de mes

El próximo jueves 30 de junio, el Tesoro nacional debía afrontar vencimientos por $605.886 millones, una obligación muy abultada que sembró dudas entre los agentes de mercado, luego del importante desarme de carteras invertidas en bonos en pesos por parte de fondos privados, ocurrido hace dos semanas.

IEB

Tras dos rondas de una operación de canje de títulos convocada para esta semana por el Ministerio de Economía, se logró reducir en un 60% los vencimientos proyectados, a $243.425 millones para la licitación de fin de mes. En la Segunda Vuelta de la Operación de conversión, el Tesoro recibió un total de cuatro ofertas por un total de $3.090 que equivale a un valor efectivo de 4.625 millones de pesos.

Albornoz añadió que se trata del “primer test serio del mercado” que tiene Guzmán después de la crisis de renta fija de deuda de las últimas semanas.

Para el mes de septiembre se espera el vencimiento de bonos del Tesoro más abultado del año, por más de un billón de pesos

En ese sentido, Sebastián Menescaldi, director de EcoGo, dijo que el Gobierno le estuvo “dando salida” al Banco Central con el canje. “El BCRA durante la corrida reciente de la deuda en pesos compró más de $300.000 millones de los cuales cerca de $80.000 millones estaban concentrados en los dos bonos que vencen ahora el 30 de junio. El tema es que el BCRA tiene prohibido por Carta Orgánica financiar de manera directa al sector fiscal más allá de los Adelantos Transitorios, pero sí puede entrar en canjes”, detalló.

En este aspecto, los expertos de Aurum Valores indicaron que “la tasa de roll over del año ajustada por recompras oficiales cae al 109% y es más parecida a lo que se vio en mayo. El agotamiento de la demanda de deuda en pesos augura un panorama muy complejo y las recompras podrían continuar. Esto complicaría más el programa con el FMI”.

Aurum
Fuente: Aurum Valores.

“El vencimiento a afrontar ahora, estaría en su totalidad en manos del sector privado al que no sedujo este canje por lo que esperamos que el Tesoro mejore la oferta -excepto que organismos públicos sigan comprando letras en el secundario para «mostrar» un mejor ‘rolleo’ teórico-. Los montos que vencen ahora se dividen en $108.000 millones de Ledes y $140.000 millones de Lecer”, agregaron desde Aurum Valores.

SEGUIR LEYENDO:

Dólar hoy: la cotización libre subió a $226 y alcanzó un nuevo máximo histórico

Mercados: los bonos soberanos argentinos no detienen sus bajas y llevan al riesgo país por encima de los 2.300 puntos

Plazos fijos “chacareros”: cómo es el instrumento que relanzó el Banco Central para apurar la llegada de dólares del campo

FMI: el Gobierno espera el desembolso y un guiño para recalibrar las metas de reservas y del déficit del segundo trimestre

El pago de retenciones creció un 30% en mayo y el campo aportó 1 de cada 4 pesos de impuestos que recaudó el Estado nacional

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar