Política

Alberto Fernández fortalece su propio espacio en el Gabinete y aguarda la reacción política de Cristina Kirchner

Acto 100 años de YPF - Tecnópolis - Alberto Fernández - Cristina Kirchner
En el Gobierno esperan la reacción de Cristina Kirchner después de los nuevos cambios en el Gabinete (Franco Fafasuli)

Alberto Fernández decidió por su cuenta la inclusión de tres mujeres en el Gabinete para reemplazar las salidas de Juan Zabaleta, Claudio Moroni y Elizabeth Gómez Alcorta, quienes renunciaron a sus cargos en los últimos cuatro días y abrieron la puerta a una renovación del esquema ministerial.

Zabaleta dejó el Ministerio de Desarrollo Social y decidió regresar a la intendencia de Hurlingham para resguardar el territorio de cara a las elecciones del 2023; Moroni abandonó el Ministerio de Trabajo por un problema de salud y agotado de las embestidas del kirchnerismo; y Gómez Alcorta pegó el portazo disgustada por el desalojo de las fuerzas federales a los grupos mapuches que encabezaron las ocupaciones en Villa Mascardi.

Para esos lugares Fernández designó a tres dirigentes cercanas a él y fortaleció así su espacio dentro del esquema del Gobierno. Son tres “propias”, como se suele decir en la jerga de la “rosca” política. Los ingresos de Victoria Tolosa Paz, Raquel “Kelly” Olmos y Ayelén Mazzina fueron definidos sin consultar a Cristina Kirchner.

(Foto: Franco Fafasuli)
Tolosa Paz es una dirigente muy cercana al Presidente (Foto: Franco Fafasuli) (Franco Fafasuli/)

El arribo de Tolosa Paz a Desarrollo Social quizás sea el que más resistencia cause en las entrañas de kirchnerismo duro, ya que no es una dirigente del paladar K. Aceptada, con quejas subterráneas, como la cabeza de lista para diputados nacionales por Buenos Aires en las últimas elecciones, la flamante ministra es bien cercana al Presidente y sabe que tendrá que enfrentar cuestionamientos del kirchnerismo.

Si bien tiene un discurso de unidad que busca alejarse de la grieta interna que carcomió la estructura del Frente de Todos, Tolosa Paz tiene los pies en el mundo albertista. Pareja del histórico publicista Pepe Albistur, íntimo amigo de Alberto Fernández y dueño del departamento en Puerto Madero en el que el Presidente vivió hasta asumir al frente del Gobierno, siempre fue resistida por La Cámpora y el cristinismo.

La nueva ministra estuvo en contacto con el jefe de Estado durante la última semana y ayer regresó de San Luis, donde había ido a participar del 35° encuentro plurinacional de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans, Bisexuales, No binaries e Intersex que se realizó en la provincia. Quería estar en Buenos Aires porque ya la habían alertado de que tenía grandes chances de ser designada ministra.

“Kelly” Olmos también es una mujer cercana al Presidente. Compartió militancia con Alberto Fernández en el PJ Porteño y es parte de los equipos técnicos económicos del PJ Nacional, que el mandatario preside. Además, es consejera nacional del partido y tiene buen vínculo con los sindicatos. “Es bien de Alberto”, indicaron en el entorno del mandatario.

Kelly Olmos
Kelly Olmos forma parte de los equipos técnicos del PJ Nacional y militó mucho tiempo con Alberto Fernández en el peronismo porteño

Olmos es una mujer de carácter fuerte con conocimiento de la estructura y los resortes del poder que tiene el Estado. Un compañero de militancia que la conoce bien la definió como una dirigente que “tiene mucho temperamento y experiencia”. Y agregó: “Es de las chicas combativas. Viene de Guardia de Hierro. Sabe negociar bien. No se la van a llevar puesta así nomas”.

En las filas oficialistas no saben que reacción habrá por parte del sindicalismo K, donde los nombres propios más pesados son los de Pablo Moyano (Camioneros) y Sergio Palazzo (La Bancaria). Hace una semana el líder del sindicato de Camiones reclamó un aumento salarial del 134%, lo que expuso los graves problemas inflacionarios que torturan al gobierno nacional. Por delante se avecinan tiempos difíciles en las negociaciones paritarias.

Olmos fue menemista en los años 90′. Fue legisladora porteña durante el segundo mandato de Carlos Menem y candidata a Jefa de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en el 2002, donde recibió el apoyo del dirigente riojano, quien aún conservaba alguna cuota de poder, después erosionado por la llegada a la Casa Rosada de Néstor Kirchner.

En tanto, Ayelén Mazzina Guiñazú era hasta hoy la Secretaria de Estado de la Mujer, Diversidad e Igualdad de San Luis. Un perfil distinto a de sus nuevas compañeras de Gabinete. La intención de Fernández con su arribo fue federalizar la estructura del Gabinete y darle un lugar a los gobernadores del PJ.

Ayelen Mazzina
Ayelén Mazzina llega al ministerio de Mujeres, Diversidad y Género con el apoyo del gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá

En las últimas horas, antes de designarla, el Presidente se comunicó con el gobernador puntano, Alberto Rodríguez Saá, para comunicarle su decisión de sumarla al gobierno nacional. En el albertismo también la cuentan como “una propia” para este nuevo tiempo de gestión.

Mazzina fue una de las impulsoras de la red de concejalas y tiene un perfil progresista y feminista bien marcado. Con 32 años es la más joven del Gabinete y llega al ministerio con una impronta moderna desde su mirada política hasta la vestimenta que utiliza, alejada de las formalidades de la Casa Rosada.

Con el arribo de las tres mujeres la intención del Presidente fue generar un equilibrio de género en el Gabinete, que siempre tuvo predominancia de hombres. Junto a sus dos compañeras nuevas, Gabriela Cerutti, Vilma Ibarra y Carla Vizotti, son el costado femenino del Gobierno.

Mazzina es la que marca un cambio en la pertenencia política de los ministerios. En Trabajo estaba Moroni, un dirigente del riñón albertista, y ahora aparece Tolosa Paz. En Desarrollo Social estuvieron María Eugenia Bielsa y “Juanchi” Zabaleta, del círculo presidencial, y ahora llega Olmos con pasado compartido con Fernández.

Alberto Fernández robusteció su espacio político dentro del Gabinete para una nueva etapa del gobierno nacional
Alberto Fernández robusteció su espacio político dentro del Gabinete para una nueva etapa del gobierno nacional (Sarah Pabst/)

En Mujeres, Diversidad y Género estaba Gómez Alcorta, más cercana al ala K del Frente de Todos. Ex abogada de la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, siempre se sintió más cómoda en el campamento kirchnerista. Ahora ese lugar político fue tomado por el Jefe de Estado, que colocó una funcionaria que le responde y que tiene el aval de un gobernador importante del peronismo.

Después de los cambios y la designación de tres mujeres cercanas al Presidente, en la Casa Rosada esperan la reacción de la Vicepresidenta, quien se ha mantenido en silencio en estos días, alejada de la toma de decisiones del Poder Ejecutivo.

Los funcionarios cercanos a Fernández saben que algunos de estos nombres pueden disgustar a Cristina Kirchner, pero desconocen si se hará eco de la noticia o no. La relación fría y distante que mantiene con Alberto Fernández puede generar capítulos inesperados en este nuevo tiempo del Gabinete.

SEGUIR LEYENDO:

Profesora de Ciencias Políticas, puntana y con un perfil descontracturado: quién es Ayelén Mazzina, la nueva ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad

Apenas un cuarto de los ministros del gabinete inicial de Alberto Fernández permanece en sus cargos

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar